En qué consiste

El "sí" a un compromiso de voluntariado y solidaridad es una decisión que nos hace libres y nos abre a las necesidades de los demás”. S.S. Benedicto XVI

Nuestros orígenes
 
El Voluntariado de Fundación Las Rosas se remonta a 1985 cuando un grupo de mujeres desarrollaba labores solidarias con gente indigente en el comedor abierto. En 1990 y dada la inquietud de Monseñor Sergio Correa por darle continuidad a un servicio comprometido, cariñoso y cercano a las personas mayores decide fundar la primera rama de voluntariado, llamadas Damas de Blanco, que hoy constituyen 23 años de servicio.
 
Años más tarde se crea el Área de Voluntariado que en apoyo a la misión institucional comienza a desarrollar y coordinar otras instancias de servicio voluntario tales como: padrinos y madrinas de hogar, colegios, educación superior, empresas e instituciones, comunidades de vida y movimientos, personas particulares, profesionales de salud y seniors.
 
Actualmente, la misión interna del Voluntariado de Fundación Las Rosas es desarrollar, coordinar y ejecutar la vinculación, motivación, formación, acompañamiento y retroalimentación de las personas y organizaciones que colaboran voluntariamente con la misión institucional.

 
Los voluntarios
 
Ser voluntario de Fundación Las Rosas es vivir, crecer y poner el corazón a disposición de las personas mayores acogidas en los hogares. Un voluntario entrega sus talentos y habilidades para mitigar las necesidades de los adultos mayores que van desde lo corporal, emocional, mental y cognitivo. También, colabora en los distintos quehaceres de un hogar.
 
Un voluntario comprende que su actividad no sólo es una buena acción, sino la transformación del ser y de la sociedad en su conjunto. Es ser testimonio para redescubrir todo lo que el adulto mayor puede entregar: sabiduría, fe, conocimiento y experiencia.
 
Nuestro espíritu de servicio
 
El servicio voluntario se distingue por el compromiso, respeto, alegría y sencillez que se manifiesta en la relación con las personas mayores. Es una forma de vida cuya inspiración es el ejemplo que entregó la Virgen María al atender con prontitud el periodo de embarazo de su prima Isabel de avanzada edad (Lc. 1, 39-45).
 
Ser voluntario en Fundación Las Rosas es un regalo, cuyo distintivo es ser un “Cristo que sirve a Cristo en el abuelo”.
 
 
 

 


Descarga de archivos:
2014

2013

2012

0000

Comunidad Organizaciones Solidarias